redes redes redes redes
ingles español
logotipo-medico-mujer

Atención Personalizada

  • slide
  • slide
  • slide
  • slide
  • slide
  • slide

Satisfacción Total

En busca del ginecólogo ideal

familia

El mejor ginecólogo es aquel que te hace sentir segura y confiada, que te brinda un trato amable, honesto y respetuoso. Algunas mujeres deciden que sea su ginecólogo de toda la vida quien las atienda durante el embarazo, pero también hay quienes buscan un nuevo médico. Independientemente de tu decisión, lo importante es que busques a un médico que tenga título universitario de medicina, cuente con la especialidad de ginecología y, de preferencia, que esté certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia. Ahora que finalmente estás embarazada, elegir un ginecólogo es una de las decisiones más importantes, no sólo porque ese profesional será tu guía en la etapa prenatal, sino porque te acompañará en ese momento que tiene una magia especial: El nacimiento de tu bebé. Pero, ¿dónde encontrarlo?, ¿qué características debe tener?, ¿hombre o mujer? ¡No te angusties! Nosotros te aclaramos éstas y otras dudas para que disfrutes al cien por ciento de tu embarazo. ¿Porqué es importante contar con un ginecólogo? El ginecólogo no sólo está capacitado para ofrecer orientación sobre anticonceptivos y/o planificación familiar, enseñar el auto examen mamario, tratar problemas de fertilidad o prevenir y manejar enfermedades ginecológicas de la niñez, madurez sexual, climaterio y senectud: También es el especialista que cuidará de tu salud y la de tu bebé durante la gestación; y quien te asistirá durante el parto. Algunas mujeres deciden que sea su ginecólogo de toda la vida quien las atienda durante el embarazo, pero también hay quienes buscan un nuevo médico. Independientemente de tu decisión, lo importante es que busques a un médico que tenga título universitario de medicina, cuente con la especialidad de ginecología y obstetricia, de preferencia, que esté certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia. ¿Dónde puedo encontrarlo? Antes de elegir al ginecólogo de cabecera es recomendable acudir a consulta con varios especialistas. En éstas visitas podrás identificar al médico que te transmite confianza, te hace sentir cómoda y resuelve todas tus dudas. Los hospitales grandes cuentan con un directorio de médicos por especialidad, por lo que bastará con hacer algunas llamadas para pedir referencia de algunos ginecólogos. En este caso te aconsejamos sondear la formación académica del médico, la experiencia que tiene en cuidado prenatal, así como la atención tanto de cesáreas y partos. También debes considerar la distancia que tendrás que recorrer para tus consultas, pues con el paso de los meses agradecerás que el consultorio esté lo más cerca posible de tu casa. Otra alternativa, es pedir a tus amigas o conocidas que te recomienden al suyo. Díles que te hablen del trato que les da, los servicios que ofrece, los horarios en que consulta, su disponibilidad para atender fuera del horario de consulta (las emergencias nunca avisa), las características de su consultorio y de la sala de exploración, sus cartas credenciales y hasta el trato de la recepcionista. El siguiente paso es comprobar si hay empatía. Haz una cita con él/ella. Si te convence ¡felicidades! Ya tienes ginecólogo. De lo contrario, a seguir buscando. Pero qué elegir, ¿hombre o mujer? La decisión es tuya. Mientras algunas embarazadas se sienten más cómodas con una ginecóloga, hay quienes se sienten más seguras en las manos de un ginecólogo. La decisión es tuya. En todo caso recuerda que más allá del género no hay diferencia alguna en cuanto a conocimientos. Lo importante es que sea un profesional, sensible a las necesidades del paciente, amable, respetuoso, cálido, honesto y que se maneje con discreción y confiabilidad, entre otros aspectos. ¿Qué puedo esperar de las consultas prenatales? Durante la primera visita al ginecólogo lo habitual es comenzar con una larga charla encaminada a recabar tus antecedentes clínicos, los de tu pareja y de los familiares más cercanos. Con seguridad te preguntará sobre los medicamentos que tomas o que tomaste recientemente y te hará un examen físico para comprobar tu estado de salud. A partir de la fecha que reportes de tu última menstruación, te dará una fecha estimada del parto (la mayoría de los bebés nacen dentro de las dos semanas, antes o después, de la fecha estimada). También te dará algunas pautas generales de alimentación y descanso y te recomendará algunas vitaminas y minerales (ácido fólico). Es importante que establezcas una absoluta confianza con tu médico, que le expreses tus dudas y comentes en la intimidad de la entrevista todo lo que desees, en un diálogo franco, sin ocultar ninguna circunstancia que pueda ser significativa para el progreso del embarazo. Lo ideal sería visitar a su médico antes de quedar embarazada. A esto se le conoce como una consulta de preconcepcional. En esta visita usted puede abarcar dudas e inquietudes antes de que quede embarazada. ¿Qué pasará con las consultas subsecuentes? Dependiendo de la evolución del embarazo y de tus antecedentes médicos, el especialista te dará un calendario de visitas para los próximos nueve meses. Lo más común –y sólo tratándose de un embarazo normal- es que las visitas sean mensuales hasta la semana 36 y después de esa fecha se programarán de acuerdo a su evolución. ¿Qué pasará en esas citas? El médico te pesará, tomará tu presión arterial y registrará tu frecuencia cardiaca y la del bebé. Medirá y palpará tu vientre para conocer la posición del bebé y revisará tus manos y pies en busca de indicios de retención de líquidos y/o hinchazón. Es muy probable que te solicite análisis generales de orina y de sangre. También te dará recomendaciones sobre nutrición y ejercicio. Un consejo adicional: Lleva una lista de preguntas. Así despejarás todas tus dudas. ¿Me hará ultrasonidos? Actualmente, la mayoría de los médicos cuentan con equipo de ultrasonido instalado en el consultorio. Esto les permite monitorear el desarrollo del bebé y compartirlo con los futuros padres sin que éstos tengan que trasladarse a otro lugar. Desde la primera consulta, el ultrasonido le ayuda al médico a identificar la implantación del embrión y, en las semanas posteriores, a conocer el desarrollo . y la posición del bebé. Además, permite identificar embarazos múltiples, el sexo del bebé y posibles malformaciones en éste. La periodicidad de los ultrasonidos depende de cada médico y de la circunstancia de cada mamá. ¿En qué consiste la exploración? Se hace una revisión general del sistema cardiaco, vacular y gastro y especçoificamente se revisa la implantación del bebé, los latidos cardiacos y la coincidencia del tamaño con el tiempo de gestación y esto se hace a través del ultrasonido. ¿Cuándo debo cambiar de médico? Aunque no existe una regla, sí hay focos rojos que debes atender. ¿Cuáles? Que no te regrese las llamadas, que te trate de una forma poco cortés o profesional, o que no responda a tus inquietudes. El simple hecho de que no te sientas cómoda o en confianza con él es suficiente para buscar una segunda alternativa. ¿Qué condiciones debe reunir su consultorio? Hay cuatro normas básicas: Equipo médico especializado, higiene, iluminación y material desechable. ¿Y después del parto? Una semana después del parto el médico te citará en su consultorio. Si te hicieron cesárea te quitará los puntos y si fue parto vaginal revisará su episiotomía. En esta consulta pregunta a tu médico todo lo referente a la evolución de tu organismo a su estado normal. Si lo prefieres, lleva una lista con tus dudas. Para recordar Como ves, el ginecólogo es una pieza clave durante el embarazo, por lo que si piensas quedar en estado o sospechas que estás esperando bebé, debes agendar cuanto antes una cita con ese especialista. Recuerda que lo más importante es que te sientas cómoda y segura. Prepárate desde ahora