redes redes redes redes
ingles español
logotipo-medico-mujer

Servicios Integrales

  • slide
  • slide
  • slide
  • slide
  • slide
  • slide

Calidad Garantizada

Clínica de la Fertilidad (Cirugía, Inseminación, Fertilización In Vitro)

¿Qué es la Infertilidad? La infertilidad es conocida como la imposibilidad de una pareja para lograr un embarazo después de intentarlo durante un año o más sin el uso de algún método anticonceptivo. La infertilidad puede ser primaria o secundaria, la primaria es cuando nunca se ha podido lograr un embarazo, mientras que la secundaria es cuando se tiene el antecedente de uno o más embarazos y ahora ya no han podido lograrlo. El término “Perdida Repetida del Embarazo” se refiere a la posibilidad de lograr embarazos pero estos se pierden antes de ser viables. ¿Qué tan frecuente es la Infertilidad? Se estima que de un 15 a un 20 por ciento de las parejas en edad reproductiva que buscan un embarazo no lo logran después de un año de intentarlo. En México, en 1995, había alrededor de 80 millones de habitantes, con una población en edad reproductiva de 23 millones de habitantes, y cerca de 14 millones intentando tener un hijo; entonces, más de 1.4 millones de personas es posible que padecieran infertilidad.

materno-fetal

¿Hay más infertilidad ahora? Algunas circunstancias contribuyen a que aparentemente la infertilidad sea más frecuente en nuestros días. Existen factores que tienden a aumentar los índices de infertilidad, como la mayor apertura a la sexualidad, el empleo de anticonceptivos y dispositivos intrauterinos que favorecen el incremento de parejas sexuales y por ende las infecciones de transmisión sexual, con daños en trompas y adherencias en la pelvis de la mujer; en el hombre, estas infecciones tienen un efecto negativo en la formación de espermatozoides. Otro factor es que ahora las parejas deciden esperar más tiempo para tener hijos por diversas circunstancias, como estudios, mejorar la situación económica, o por la idea de que los nuevos tratamientos para infertilidad permitirán lograr un embarazo en edades avanzadas, lo cual no es real. En promedio, de las parejas que consultan al médico para solucionar su problema de infertilidad la mitad logrará el embarazo con tratamientos tradicionales como microcirugía o medicamentos (inductores de ovulación); el resto serán candidatos a procedimientos de Reproducción Asistida como: Inseminación Artificial y Fertilización In Vitro, ICSI, entre otros. Con los grandes avances en esta área en cuanto a medicamentos para estimulación ovárica, reguladores hormonales, nuevas técnicas de reproducción asistida y donación de óvulos y espermatozoides, la posibilidad de lograr un embarazo es muy alta, aunque hay que considerar que el camino suele ser largo y difícil y que no siempre se cumple el objetivo. Causas más frecuentes de infertilidad en la mujer Entre el 75 por ciento y 85 por ciento de los casos de infertilidad femenina se deben principalmente a tres causas: anovulación, endometriosis y factor tubo-peritoneal. La anovulación es cuando el óvulo (célula germinal femenina) no llega a ser expulsado por el ovario ya sea por no haberse formado o por no alcanzar la madurez necesaria. La endometriosis es una enfermedad en la que el tejido uterino se encuentra fuera del útero para localizarse en los ovarios, trompas, intestino, vejiga y en ocasiones en órganos más distantes como los pulmones. La endometriosis puede ocurrir en toda mujer con menstruación. Al rededor del 25 por ciento de los casos de infertilidad femenina se deben a factor tubo-peritoneal, es decir, que las trompas de Falopio se encuentran con algún tipo de lesión, que impida su buen funcionamiento. Causas más frecuentes de infertilidad en el hombre Las causas de infertilidad en el hombre se pueden dividir en cuatro grupos: 1. Dentro de las causas pre-testiculares se encuentran los problemas del sistema de regulación hormonal. Las enfermedades que afectan al hipotálamo o a la hipófisis en la producción, mecanismo de regulación y liberación de las hormonas resultan en baja producción de espermatozoides (oligospermía) o en la no producción (azoospermía). A esta condición hormonal se le conoce como hipogonadismo hipogonadotrófico, que es una falla del testículo por falta de estimulo hormonal. 2. La falla del propio testículo en la producción de espermatozoides es la más frecuente de las fallas testiculares. Si por alguna razón la espermatogénesis está afectada o dañada la reacción esperada no se presentará. Lo anterior se puede deber a una gran variedad de enfermedades que se detectarán a través de la historia clínica. 3. Las causas post-testiculares se refieren a aquellos problemas de obstrucción de los conductos por donde los espermatozoides, además de ser almacenados, son llevados hasta las vesículas seminales donde se unen al líquido seminal y de allí a la uretra a través de la próstata para dar lugar al semen. 4. Dentro de los trastornos de eyaculación el más frecuente es la eyaculación retrograda, es decir, que el semen, en lugar de dirigirse hacia el exterior se va hacia atrás, a la vejiga, imposibilitando la descarga dentro de la vagina y la consiguiente posibilidad de embarazo. Tratamientos de reproducción asistida Los tratamientos de reproducción asistida se definen como el conjunto de procedimientos clínicos y de laboratorio que buscan las fertilización cuando por los medios naturales no se ha logrado, es decir, asisten o facilitan el trabajo del óvulo y el espermatozoide para lograr la fecundación.

Descripción de procedimientos
materno-fetal

INSEMINACIÓN INTRAUTERINA Es una técnica de reproducción asistida que consiste en depositar directamente en el útero una suspensión concentrada de espermatozoides separados previamente del líquido seminal, mediante un procedimiento de laboratorio, de tal manera que las células espermáticas tengan mayor posibilidad de llegar a las trompas de Falopio, fertilizar al óvulo y así aumentar la probabilidad de lograr el embarazo. Existen dos tipos de inseminación intrauterina, homóloga cuando se realiza con el semen de la pareja y heteróloga realizada con semen de un donador anónimo, cuando hay esterilidad por factor masculino. Ambas similares en el porcentaje de embarazos logrados. Indicaciones

  • Indicaciones en el varón
  • - Eyaculación retrógada
  • - Factor masculino alterado (Análisis de semen anormal): Baja cantidad de espermatozoides, volumen bajo del eyaculado y alteraciones inmunológicas.
  • - Inseminación con semen de donador
  • - Esterilidad de causa no determinada (inexplicable)
  • Indicaciones en la mujer
  • - Endometriosis, estenosis cervical, miomatosis uterina, alteraciones en el moco cervical
  • - Alteraciones o disfunción del coito: vaginismo, impotencia, eyaculación precoz

Procedimiento Se utilizan medicamentos para estimular la ovulación. Se inicia la aplicación a partir del día 2 o 3 del ciclo y hasta dos días antes de la inseminación. La duración de ésta etapa es diferente e individual en cada mujer. El crecimiento de los folículos se mide por medio de ultrasonido transvaginal. Un crecimiento adecuado de los folículos determinará el mejor día y hora para la inseminación. El día del procedimiento, el varón, que debe de tener mínimo tres días de abstinencia sexual, colecta una muestra de semen para ser preparada en el laboratorio. Éste procedimiento dura aproximadamente dos horas. Para realizar la inseminación no se requiere anestesia, se efectúa en el consultorio y las molestias son similares a una exploración ginecológica habitual. Se utiliza una cánula especial muy delgada, estéril y desechable. La paciente deberá quedarse recostada de 15 a 20 minutos. No se indica reposo absoluto después del procedimiento, pero si se debe guardar abstinencia sexual por 5 días, evitar ejercicio excesivo y levantar objetos pesados. Después de 15 días ,aproximadamente, se hace una prueba de sangre, si es positiva, se le dará cita para un primer ultrasonido e indicaciones específicas. FERTILIZACIÓN IN VITRO Y TRASFERENCIA EMBRIONARIA (FIV/TE)

materno-fetal

Es un método de reproducción asistida dirigido a parejas infértiles. Su finalidad es que los espermatozoides fecunden los óvulos fuera del cuerpo de la mujer cuando están imposibilitados para hacerlo en su sitio natural, la trompa de Falopio. Este procedimiento se realiza en el laboratorio, se mantienen los óvulos y espermatozoides en una cápsula con medio de cultivo (líquido que simula el fluido tubárico) y bajo condiciones ambientales controladas de temperatura, humedad, concentración de oxígeno, anhídrido carbónico, etc. Si ocurre la fecundación y se desarrollan embriones, éstos son transferidos al útero y en algunos casos a la trompa de Falopio, con el objetivo de que continúen su multiplicación y desarrollo hasta adquirir la capacidad de implantarse en el endometrio que es la capa interna del útero de la mujer. Etapas 1. Estimulación de la ovulación 2. Aspiración folicular 3. Fecundación 4. Transferencia embrionaria La eficacia del procedimiento puede medirse en la proporción (tasa) de mujeres que logra un embarazo luego de haber aspirado sus folículos o de haber transferido embriones al útero. Sin embargo, considerando que la tasa de abortos espontáneos es del 15% aproximadamente la medida más real de evaluar la eficacia es midiendo la tasa de partos o nacidos vivos por cada 100 ciclos de aspiración folicular y/o transferencia de embriones. Entonces diremos que la eficacia de los procedimientos de reproducción asistida esta determinada por la calidad de los profesionales y equipamiento médico del instituto. Sin embargo, existen condiciones que afectan las probabilidades de embarazo independientes de la calidad del centro. Entre las que podemos mencionar: 1. el número de embriones que se transfieren al útero 2. la edad de la mujer tratada Tomando como referencia los resultados obtenidos en América Latina y reportados en el Registro Latinoamericano de Reproducción Asistida, dichas tasas de embarazo se encuentran entre el 27 por ciento y 38 por ciento. INYECCIÓN INTRACITOPLASMÁTICA DEL ESPERMATOZOIDE AL ÓVULO (ICSI) La técnica más exitosa surgió en 1992 con la introducción del ICSI. Este método consiste en inyectar un espermatozoide directamente al óvulo con la ayuda de una pipeta de vidrio. Dicha técnica se utiliza especialmente en casos de severa infertilidad masculina, si existe una reducida cantidad de espermas y además son inmóviles o anormales. Esta tecnología también se usa cuando no se logra un embarazo con fertilización In Vitro convencional, además se puede utilizar en los casos en que el eyaculado no contiene espermas, los cuales se pueden obtener quirúrgicamente de los testículos o del epidídimo (TESA, MESA). El tratamiento con ICSI es parecido a la fertilización In Vitro. La estimulación con las hormonas, los ultrasonidos y la punción de folículos es igual en ambos procedimientos. La diferencia se encuentra en las técnicas del laboratorio, la cual consiste en la preparación del esperma con medios de cultivo especiales y con la inyección del esperma dentro del óvulo. El óvulo se debe limpiar con una solución enzimática especial de las células de la granulosa, entonces, se observa el grado de madurez del óvulo liberado. Únicamente se pueden inyectar con éxito los óvulos maduros. Al mismo tiempo se prepara el esperma. En este caso se aíslan los pocos espermas sanos. En ocasiones se llegan a encontrar menos espermas que óvulos en la pareja. El éxito del ICSI se compara con las cifras de FIV en casos de muestras de esperma normal. Aunque el tratamiento con ICSI es relativamente reciente ha sido utilizado en un gran número de pacientes. Por el momento se puede decir que este tratamiento no esta ligado al aumento de malformaciones o defectos genéticos fetales; pero aún así, se recomienda efectuar amniocentesis ya que se logre el embarazo. ASPIRACIÓN MICRO QUIRÚRGICA DE ESPERMA DEL EPIDÍDIMO (MESA).ASPIRACIÓN DE ESPERMA DEL TESTÍCULO (TESA). Estos métodos se utilizan cuando no se encuentran espermas en la eyaculación (Azoospermía), se trata de una afección del testículo, la cual impide la producción del esperma. Esto también sucede cuando existe una oclusión en el ducto espermático que impide que los espermatozoides lleguen al líquido de eyaculación. Con la ayuda de una pequeña biopsia del testículo se puede determinar la razón de la azoospermía. Si existe producción de espermas en uno de los dos testículos, se pueden obtener espermatozoides del epidídimo (MESA) o del testículo (TESA). Ambos tratamientos requieren que el paciente se someta a un procedimiento quirúrgico ambulatorio el mismo día que se efectúe la punción en la mujer. MESA y TESA se efectúan únicamente en combinación con ICSI. CRIOPRESERVACIÓN En la actualidad, los espermas, embriones y óvulos se pueden conservar varios meses, incluso años, congelándolos a temperatura de –196°C a través de un proceso de laboratorio . Se introducen las células en un líquido especial y con la ayuda de un aparato computarizado se baja la temperatura gradualmente hasta llegar a la deseada. Para el almacenamiento se utiliza nitrógeno líquido y se guardan las células a la temperatura correspondiente en viales y en un tanque especial. De esta manera se pueden conservar los espermatozoides y embriones sin perder calidad alguna. El proceso de congelación, al igual que el de descongelación implican un enorme estrés para las células, por esta razón es entendible que no todas sobreviven al proceso de crio-preservación. Las técnicas de crio-preservación se pueden dividir en protocolos lentos (congelación programada o lenta) y protocolos rápidos (vitrificación o congelación rápida). En los últimos años, las tasas de gestación con embriones crío-preservados son cada vez más cercanas a las obtenidas con embriones frescos. LA VITRIFICACIÓN La vitrificación es una técnica que consiste en reducir la temperatura a la que se expone el ovocito, de 22º C iniciales a -196º C de una manera súbita, tan rápida que la velocidad de enfriado es de 23.000 grados por minuto, a diferencia de las técnicas tradicionales donde la velocidad oscilaba entre los -0.3 y los -2º C. Es necesario incubar los ovocitos en una solución con alta concentración de crioprotector que evite los daños producidos durante la vitrificación, e inmediatamente después los ovocitos se introducen en nitrógeno líquido. La vitrificación es una congelación ultrarrápida de óvulos y embriones que tiene altos índices de recuperación de los mismos con mejores tasas de embarazos. DONACIÓN DE OVOCITOS La utilización de ovocitos donados se aplica a parejas en que la mujer no tiene ovarios o no le funcionan. Con frecuencia esta condición se debe a razones genéticas, quirúrgicas o por radioterapia en tratamientos de cáncer. La donación (recepción de ovocitos) también se realiza en mujeres con falla ovárica prematura (menopausia precoz), es decir, mujeres que nacieron con un número menor de ovocitos y por ello su menopausia es prematura. También la donación de ovocitos está indicada en mujeres portadoras de enfermedades graves ligadas a cromosomas o a genes posibles de ser identificados en la actualidad. El uso de ovocitos de otra persona evita la transmisión de enfermedades graves en la descendencia. Los ovocitos donados son inseminados con los espermatozoides de la pareja de la receptora. Los tratamientos médicos que se utilizan en la donación de gametos no son tratamientos de infertilidad propiamente, de hecho, con estos procedimientos no se logra que una mujer que carece de gametos, los tenga luego del tratamiento. Las terapias médicas en estos casos están destinadas a ser posible la maternidad en una mujer, aunque genéticamente no sea la madre. Estos métodos están destinados a ser posible que el futuro hijo sea criado por quien ha expresado la voluntad de constituirse en su futura madre independiente de sus diferencias genéticas. Al igual que con la donante de ovocitos, la receptora puede acceder a ello en forma anónima, es decir, que su identidad es desconocida para la donante y viceversa. También puede realizarse con una donante conocida para la receptora, con frecuencia una familiar o amiga. El proceso de selección de mujeres donadoras incluye una evaluación médica con búsqueda intencionada de enfermedades de transmisión sexual, una selección genética y una evaluación psicológica, pero sobre todo un adecuado proceso informativo para garantizar que la donante es consciente de todos los aspectos relevantes del tratamiento. Las donantes deben de tener un buen estado de salud y plena capacidad de decisión. Su estado psicofísico debe cumplir las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluye sus características fenotípicas y psicológicas con el fin de poder autorizar u rechazar la donación cuando las condiciones psicofísicas del donante no sean las adecuadas. Existen dos tipos de donadoras: - Donadoras familiares de pacientes receptoras - Donadoras profesionales para pacientes receptoras identificadas Las candidatas a los dos tipos de donadoras deben cumplir con cada una de las etapas del programa de donación de ovocitos para ser aceptadas. INFERTILIDAD MASCULINA Conociendo bien las características que debe tener el semen para una fecundación “normal”, cualquier resultado anormal obtenido del análisis del semen sugiere un problema en el hombre. Diversas pruebas en las que se llevan a cabo muestras de semen, pueden revelar anormalidades en el número, movilidad y morfología de los espermatozoides. Las pruebas pueden presentar: - Cuenta baja de espermatozoides. Normalmente los hombres producen 20 millones de espermatozoides por cada mililitro de semen; una cuenta menor se considera un trastorno de la fertilidad. - Producción insuficiente de esperma debido a una falla testicular o ausencia total de espermatozoides, quizá debido a una obstrucción. - Poca movilidad de los espermatozoides, lo que impide el desplazamiento por lo tanto no llegarán al cuello del útero para encontrase con el óvulo en la trompa de Falopio. - Forma inadecuada (conocida como morfología), que impide al espermatozoide penetrar en la capa externa del óvulo. Todas estas condiciones son científicamente llamadas oligospermía (poca cantidad de espermatozoides), azoospermía (ausencia total de espermatozoides), teratozoospermía (formas anormales) y astenozoospermía (poca movilidad). Sin embargo las anormalidades espermáticas no son la única causa de esterilidad masculina. Puede haber problemas relacionados con el coito, quizá debido a insuficiencia eyaculatoria o impotencia. Investigaciones actuales revelan que un número sorprendente de parejas sufren esterilidad inmunológica, que consiste en el rechazo del esperma por la mujer. Finalmente, debido a los cambios que se observan actualmente en cuanto a los patrones del matrimonio, existen mayor número de hombres con esterilidad quirúrgica como resultado de la vasectomía, la cual hoy en día es susceptible de tratamiento con técnicas de reproducción asistida. Tratamiento No existe una solución sencilla para la esterilidad masculina. El tratamiento dependerá de los resultados de los exámenes. Según la gravedad del trastorno, el médico puede elegir entre una variedad de tratamientos. Sin embargo en la actualidad, aún las causas más difíciles de esterilidad masculina son susceptibles de tratarse médicamente, incluso los casos más graves han podido tratarse con éxito mediante las nuevas técnicas de microinyección de esperma (ICSI).